No se puede escapar a lo que ya fue escrito, ni poder nadar en sus versos escritos con dulce tinta... y mirar ese cielo pintado con diez mil lunas.
¿Quién dice que el destino es cosa de cuentos? ¿Quién dice que morir es cuestión de vivir?