Y cuando de pronto te asalten la duda o la tristeza, recuerda que todo pasa, que la lluvia es tan necesaria como el sol para hacer del nuevo capullo... la más hermosa flor.