Hasta la primera vez que nos encontramos, nunca había sentido algo tan fuerte. Fuiste como mi amante y mi mejor amigo, todo lo envolviste en uno con una cinta en él. Y tan de repente te fuiste y me dejaste, no supe cómo seguir. Era como una impresión que giraba en torno a mí, y ahora mi corazón murió, lo siento tan vacío y hueco . Y nunca me regalaré a otro de la forma en que me regalé a ti, tú ni siquiera reconocerás la forma en que me lastimaste, ¿O no? Será tomar un milagro para regresarme, y eres el único culpable. Eres la razón por la que estoy pensando, no quiero fumar uno de esos cigarrillos más, supongo que esto me pasa por haber obtenido ilusiones. Debería nunca haberte permitido entrar a mi puerta. La próxima vez tú quieras pasar e irte, debería solo dejarte pasar y hacerlo, porque ahora estoy sufriendo. Es como aprendí en mi rehabilitación, que tú eres mi enfermedad. Es una locura cuando eres amoroso, no harías nada por lo que más amas, porque en ningún momento en que tú me necesitaste yo no estuve ahí. Es como si fueras mi droga favorita. El único problema es que tú me estuviste usando, de una manera diferente a la que te estuve usando, pero ahora que sé que no nos vamos a entender, tienes que irte, tengo que deshacerme de tí.