No puedo tomar mis propias decisiones o hacer algo con precisión. Bueno, tal vez deberías atarme, de ese modo no voy a donde tú no me quieras. Tú dices que yo he ido cambiando, que no estoy simplemente envejeciendo... ¿Cómo puede ser eso lógico? Sólo sigo llenándome de ideas bajo mi garganta. No tienes que creerme ,pero la forma en que... como yo lo veo es la próxima vez que apuntes con el dedo, yo quizás voy a tener que doblarlo hacia atrás o frenar. Sí, frenarte. La próxima vez que apuntes con el dedo, yo te apuntaré al espejo. Si Dios es el juego que estás jugando, bueno, nosotros debemos estar más familiarizados. Porque esto tiene que ser tan solitario para ser el único que es santo. Es sólo mi humilde opinión... pero esto es lo unico en lo que creo. Tú no mereces mi punto de vista, si la única cosa que ves, es a tí. Este es el ultimo segundo de oportunidad, yo soy la mitad de tan buena como puedo. Estoy en ambos lados de la cerca, sin el menor asomo de arrepentimiento.-