Oh estrella... oh estrella caé en mí. Dejame pedir un deseo sobre vos. Esperá, dejame pensar, pensar en qué estoy deseando. Esperá, no te vayas. Todavía no. Porque pensé, lo tenía... pero lo olvidé.
Y no te dejaré caer lejos de mí. Nunca vas a desaparecer, no te dejaré caer lejos de mí. Nunca desaparecerás de mí.
Y ahora dejaré que mis sueños me consuman, y decime qué pensar.
Pero esperá, esperá... ¿Qué estoy soñando?

No te dejaré caer lejos. Nunca desaparecerás, no te dejaré caer lejos de mí, nunca...
Oh estrella caé en mí.


Tú no sabes quién soy yo. No sé quién eres tú, y en realidad... quién sabe qué somos los dos. Y yo, como una secuestradora, te persigo por amor, y aunque tú no sepas mi dirección, mi apellido y mi voz, y la clave de mi corazón... Alguien te quiere, alguien te espera, alguien te sueña y tú no sabes que soy yo. Alguien te piensa constantemente, alguien te busca y por fín te encontró. Alguien te amó, alguien soy yo. Yo no pido nada más, que estar feliz si tú lo estás, y sentirte bien, aunque no sepas quién, quién te quiere sin más, por encima del bien y del mal. Y en el fondo de mi vida, no me quda otra salida que no seas tú. Tú, no sabes quién soy yo. No sé quién eres tú, ya somos dos...

Raspé mis rodillas mientras rezaba y encontré un demonio en mi refugio más seguro.
Parece como si fuera difícil creer en algo, y también perderse sólamente en todos mis pensamientos egoístas.
Quiero saber cómo sería encontrar la perfección en mi orgullo, no ver nada en la luz. Pero apagarla en todo mi rencor... en todo mi rencor la apagaré.
Y la tragedia parece interminable. Estoy mirando a cada uno, miré arriba para romperme y en el doblamiento tomamos cortes cortos e ilusiones falsas solamente para recortar al héroe.
Bien puedo ver detrás de la cortina. Las ruedas crujen, girando... es del todo incorrecto el modo en que trabajamos por un objetivo que no existe, es no existente pero sólamente seguimos creyendo.

si la vida no quiere entenderme, o la suerte no me piensa atender ♪