Aún ni siquiera te tengo y ya tengo miedo de perderte, amor. Qué rápido se me ha clavado, qué dentro todo este dolor. 
Es poco lo que te conozco y ya pongo todo el juego a tu favor. No tengo miedo de apostarte, perderte sí me da pavor.
No me queda más refugio que la fantasía, no me queda más que hacer que hacerte una poesía.
Porque te vi venir y no dudé, te vi llegar, y te abracé, y puse toda mi pasión para que te quedaras.
Y luego te besé y me arriesgué con la verdad, te acaricié y al fín abrí mi corazón para que tú pasaras.
Mi amor te di sin condición para que te quedaras.

Ahora esperaré algunos días para ver si lo que te di fue suficiente, no sabes qué terror se siente.
La espera cada madrugada, si tú ya no quisieras volver se perdería el sentido del amor por siempre, no entendería ya este mundo, me alejaría de la gente.
Mi amor te di sin condición para que te quedaras.