Sabes, no pido nada más que estar entre tus brazos, y huír de todo mal... que a todo he renunciado por estar junto a ti. Sabes, no dejo de pensar que me estoy enamorando, te quiero confesar que soy sólo una esclava que no sabe vivir sin ti. Cuando llegaste tú, te metiste en mi ser, encendiste la luz, me llenaste de fé. Tanto tiempo busqué pero al fín te encontré, tan perfecto como te imaginé. Como aguja en un pajar, te busqué sin cesar. Como huella en el mar... tan difícil de hallar. Sabes, te quiero confesar que te encuentro irresistible, no dejo de pensar que haría lo imposible por quedarme cerca de ti.
Sabes, no pido nada más que estar entre tus brazos...