Tú no tienes alma, y yo no tengo valor para ver cómo te marchas como si no pasara nada. Tú no tienes ganas, y yo me muero por darte las fuerzas que hagan falta. Tú no tienes derecho a decirme adiós, y yo no tengo el derecho a decirte que no, si no tienes ganas yo no tengo nada. Dime si has visto, por fín, que una vida te basta. Mira, no inventes, pasa la gente, pasan las cosas, pasan tan rápidamente. Tú no tienes cara de abandonar la batalla, y cómo tienes cara, cómo puedes dejar de mirarme a los ojos, como si no pasara nada, nada, nada. Seguiré inventando sin pararme en los detalles; cada día otro motivo para esperar el alba. Seguiré gritando, que ni el cielo fue bastante, para olvidarte dame un alma que no sepa nada de tus manos. Tú no tienes alma, te abandonas cansado a un destino que te marca. Tú no tienes la vida más tiempo que yo y yo no tengo la llave que cierra el dolor, si no tienes alma yo no tengo nada... Dime si ves por ahí un espacio y te escapas. Mira, no inventes, pasa la gente, pasan las cosas, pasan tan rápidamente. Harta de oírte decir que la vida es muy larga... Mira, no inventes, pasa la gente, pasan las cosas, pasan tan rápidamente.