La situación es difícil, y aguantarlo no puedo. Ya no te noto el mismo, dejarte ir yo no quiero. Por favor, mírame mientras te voy hablando, que estoy agonizando por tu adiós.
¿Cómo explicarle al corazón que hoy te vas? ¿Cómo decirle que sin ti puede seguir? ¿Cómo fingir para que no se de ni cuenta que desde hoy ya no estarás junto a mí?
Estoy vagando por las calles, no sé a dónde ir. Desorientada, confundida, no sé qué hacer, pues lo único que hago es pensar en ti, y este corazón a gritos va llamándote. En mi mente está claro que ya hoy te vas, es mi corazón que no lo quiere aceptar. Pues me hace falta tu cariño y tu calor, dime cómo aliviar el dolor.
No te imaginas cómo esto afecta mi corazón, cómo aliviar con esta separación. Aún recuerdo esa primera vez, los dos envueltos y tú tocándome. Y ahora me encuentro aquí sola y vacía, agonizando... ya no aguanto este frío. Dios mío, ayúdame que esto me mata, dime por qué esto me pasa.
Y ahora se va, se va y se va y se va. Y lo que más me duele: que no lo vuelva a ver jamás.
Qué difícil es aceptar el adiós de lo que amas. Pero este corazón nunca, pero NUNCA dejará de buscarte.