¿Para qué seguir fingiendo?