¡Que tu corazón no se tiña de odio por la felicidad que no está!