Y ella, flasheadita, se despide con tanto amor... como puede.
21.1